banner convenio.jpg

Inicio Noticias “Las relaciones entre filosofía y cine siempre han sido muy intensas”
“Las relaciones entre filosofía y cine siempre han sido muy intensas” PDF Imprimir E-mail
Lunes, 06 de Octubre de 2014 16:47

*Explica profesor Adolfo Vera, del Instituto de Filosofía, sobre reciente Tercer Coloquio de Cine y Filosofía.

Recientemente se desarrolló en la UV el Tercer Coloquio de Cine y Filosofía, organizado en conjunto por las dos unidades académicas correspondientes, con el apoyo del Convenio de Desempeño para las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, a través del Núcleo de Arte y Nuevos Medios.

Según explica Adolfo Vera, académico del Instituto de Filosofía, esta actividad se realiza aprovechando que en la casa de estudios se imparten las carreras de Filosofía y Cine, “y que las relaciones entre cine y filosofía desde que el cine existe han sido muy intensas, aunque a lo mejor no tan numerosas ni conocidas, pero sí han sido intensas”. Añade que “existe el interés de parte de los filósofos de pensar, de entender el cine, tal como existe de parte de los cineastas. Un ejemplo es Hitchcock, que es muy filosófico en sus preguntas, en sus temas, en sus historias, y en su manera de filmar también”.

La primera instancia de trabajo conjunto en la UV fue en 2012, con la primera versión del Coloquio Cine y Filosofía. “Se llamó ‘Imágenes, fracturas, memorias’, y luego lo publicamos, a fines del año pasado. A este primer coloquio vino gente de la Universidad de Chile, de la Universidad de Santiago, naturalmente de la Universidad de Valparaíso, y un par de chilenos que están terminando sus doctorados en Francia. Y en el segundo coloquio tuvimos la presencia del profesor Jean Louis Deotte, y ahí tuvo un peso mayor porque él es un filósofo muy importante en estos temas”.

La publicación a que se refiere el profesor Vera es “El Resplandor”, que pertenece a la Escuela de Cine, y dedica números especiales a los coloquios, transformándose en una suerte de acta del evento.

Relación histórica


Profundizando en el tema de la relación entre filosofía y cine, explica Adolfo Vera que “es una relación histórica; es decir, el cine aparece como consecuencia de un fenómeno que en el siglo 19 se llamó ‘juguetes filosóficos’. De hecho, David Oubiña, argentino que estuvo con nosotros en el Coloquio, escribió el libro ‘Una juguetería filosófica’, porque todos los antecedentes del cine —que van a dar origen al aparato cinematográfico de los hermanos Lumière, por ejemplo, la cronofotografía de Marey— tenían que ver con medir y representar el tiempo. Ése era el cine: era una máquina que podría representar el curso de las cosas, el devenir de las cosas. Y si hay algo que ha inquietado a los filósofos desde el inicio de la filosofía, es el tiempo”.

Añade que “el gran filósofo francés Henri Bergson escribió sobre el cine, cuando había recién aparecido, porque le impresionó mucho que se había inventado una máquina que representaba el tiempo. El hombre había podido representar el espacio, desde la perspectiva; después había podido representar la realidad tal cual era, a través de la fotografía; pero con el cine iba a poder representar el tiempo. Porque con la máquina cinematográfica se pueden captar 24 imágenes por segundo y luego proyectarlas, y esa proyección no es una representación del movimiento tal cual: es más bien una proyección de una parcelación de un instante tan corto como puede ser un segundo en 24 imágenes. Captas 24 imágenes en un segundo, después las proyectas y creas la ilusión del movimiento, porque la conciencia no es capaz de captar el engaño. Pero los filósofos desde Aristóteles habían definido al tiempo como lo que ocurre entre un punto A y un punto B. Eso se va a complejizar, y el cine mismo va a complejizar el tiempo y lo va a transformar, y va a demostrar que el tiempo es algo subjetivo, que ocurre en nuestra conciencia, y que por lo tanto inventamos el tiempo y que no podemos vivir sin esta invención”.

De esta manera, la relación entre cine y filosofía es primero técnica: “El aparato cinematográfico representa ilusoriamente al movimiento, y por lo tanto instala la cuestión del tiempo en la imagen, y por lo tanto podemos hablar que lo más importante del cine es lo que se llama imagen/tiempo. Pero además hay una serie de cuestiones políticas, sociales y culturales que tienen que ver básicamente con que el cine es tal vez el aparato con que el siglo 20 ha representado de la mejor manera sus complejidades”.

“Y lo que nos interesa —añade Adolfo Vera— es ver hasta qué punto hoy en día este aparato sigue estando vigente, toda vez que las revoluciones digitales, ligadas a las redes sociales, ligas al hecho de que podemos ver películas en YouTube en el computador, en alguna medida están poniendo en crisis el cine en su definición moderna clásica”.

El Núcleo de Arte y Nuevos Medios, que integra académicos de Filosofía, Cine, Música y Teatro, desarrolla investigación sobre estos temas. Además de los Coloquios de Cine y Filosofía, ha desarrollado actividades tales como, entre otras, la generación de un convenio con el Departamento de Artes Mediales de la Universidad de Konstanz de Alemania.

Adolfo Vera.

 
 

Autenticación