banner convenio.jpg

Inicio Noticias “No basta con decir todos y todas: hay que dejar de reproducir el mandato tradicional”
“No basta con decir todos y todas: hay que dejar de reproducir el mandato tradicional” PDF Imprimir E-mail
Jueves, 08 de Septiembre de 2016 13:06

*Señala académica María Angélica Cruz, explicando que las condiciones de desigualdad de género no han desaparecido, sino que se han modificado.

Con el fin de hacer un aporte sobre cómo entender el género a los funcionarios que trabajan en consultoras que desarrollan proyectos para el Fosis en emprendimiento de mujeres, se desarrolló el seminario taller de capacitación “Mujer y emprendimiento, implicancias de la perspectiva de género en las políticas públicas”, organizado por Fosis y el Servicio Nacional de la Mujer e Igualdad de Género (Sernameg, ex Sernam), con participación de la Universidad de Valparaíso.

En representación de la casa de estudios, expuso la académica María Angélica Cruz, encargada de la Unidad de Igualdad y Diversidad. Su ponencia, “Historiografía, construcción y deconstrucción de la perspectiva de género en Chile”, tuvo el objetivo de mostrar una forma de entender la perspectiva de género que sea de utilidad en las intervenciones de Fosis y Sernameg en el área de emprendimiento de mujeres.

El costo del emprendimiento

Dos objetivos define María Angélica Cruz sobre su participación en la actividad. El primero, que la UV pertenezca a una red de colaboración entre organismos públicos de la región, por cuanto la Unidad de Igualdad y Diversidad de la institución piensa políticas tanto al interior como al exterior de la casa de estudios. En ese sentido, destacó que junto con aportar información a los funcionarios que trabajan en consultoras que desarrollan proyectos para el Fosis en emprendimiento de mujeres, esta experiencia constituye un aprendizaje.

El segundo objetivo que releva la académica es la consideración de que “el emprendimiento de las mujeres en sectores populares es un tremendo desafío, porque efectivamente ayuda a mejorar autonomía económica de mujeres que muchas veces son jefas de hogar, pero eso —como siempre en la vida— tiene sus costos. Y uno de los problemas que tiene es que estas mujeres enfrentan el desafío como mujeres, como madres, como trabajadoras, a veces doble y triple jornada. El tema es seguir haciendo esto pero también pensar cómo no reforzamos roles tradicionales de género, aumentando la carga de estas mujeres”.

Explica: “Que necesitan una mano, la necesitan sin duda, pero si lo miramos desde la perspectiva de género podemos estar alerta a cómo la política pública va transformando los mandatos que se hace a las mujeres, la sobrecarga que se les pone y que sean las únicas responsables de las condiciones de superación de pobreza. Por eso que es interesante el diálogo con las organizaciones. Por eso, más que venir a enseñar, es venir a compartir y a aprender del desafío que tienen los ejecutores, que pueden ser súper bien intencionados, pero que no siempre tienen instancias de capacitación, de discusión y de reflexión sobre el tema”.

No basta

Respecto de la cada vez más utilizada inclusión del género femenino en el lenguaje, María Angélica Cruz enfatiza: “No basta con contar hombres y mujeres cuando hablamos de todos y todas; hay que pensar, cada vez que tú intervienes, si estás reproduciendo el mandato tradicional o no estás ayudando a transformarlo”.

El mandato tradicional —explica— “no es que las mujeres no podamos realizar mejores trabajos, no podamos estudiar: es que tenemos brechas salariales —un promedio de 35 por ciento ganamos menos, y cuando aumentan los estudios eso es peor—; es que salimos al mercado laboral, pero los hombres no ingresaron a la corresponsabilidad de lo doméstico y de lo familiar. Entonces hoy día tienes más sobrecarga. No es que haya un parámetro que diga ‘tú no puedes hacer eso’: es ‘ahora tienes que ser la multitarea’, a ti te mandan a buscar del colegio, tú tienes que trabajar dos y tres veces, o estás mucho más expuesta por estar en el mundo laboral”.

Un ejemplo: “En política las mujeres son evaluadas de manera diferenciada. Basta recordar li que decía (la humorista) Natalia Valdebenito a propósito de la Presidenta y lo que pasó con su hijo… Son otros los desafíos en términos de igualdad de género, de equidad de género, como lo queramos entender: ya no es ‘usted no puede estudiar’, ‘usted no puede trabajar’, sino cómo las condiciones de inclusión siguen siendo desiguales, la desigualdad se ha ido transformando. Muchos dicen ‘no hay desigualdad, si tienen hasta una Presidenta’: es una desigualdad que empieza a ser más suavizada, que se va transformando y que se va recreando”.

María Angélica Cruz, doctora en Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, es académica del Instituto de Sociología y del Doctorado en Estudios Interdisciplinarios de la UV, e investigadora responsable de Fondecyt.

Seminario taller

El seminario taller, que los convocantes esperan sea el punto de partida de un proceso sistemático que incorpore y transversalice la perspectiva de género en los actores estratégicos de la región, contó con la asistencia de la directora regional de Sernameg, Waleska Castillo, y el director regional de Fosis, Marcelo Aguilar.

Los expositores fueron, además de María Angélica Cruz, Cecilia González, encargada nacional del programa Mujer, Asociatividad y Emprendimiento, y Claudio León, coordinador regional del programa Mujer Asociatividad y Emprendimiento de Sernameg Valparaíso.

 
 

Autenticación